Quienes Somos

[Un cuadrilátero. O no tanto. No es un cuadrado perfecto, pero sí tiene cuatro lados. Podríamos decir que es un trapecio, con cortinados que construyen capas y recortes. Hay gradas, asientos, luces: todo lo que se supone que un teatro debe tener, pero en pequeña escala, en inmensa intimidad. Alguien pregunta y uno responde y, así, se construye el diálogo]

Alguien- Entonces, ¿qué es Machado?
Uno- Machado es reparo para los que empiezan y para los que arriesgan. Porque el espacio es justo, suficiente y a medida. Como un potrero o, mejor, una “arena” de teatristas, que pueden hacer piruetas sin riesgo de lastimarse porque siempre hay una red esperándolos. Los límites son el respeto mutuo y el cuidado de la casa y de la obra ajenas como propias.

También, es el corazón de la sandía o el centro de la torta: es aquello que no tiene desperdicio, porque nada le sobra.

Machado es una sala atendida por gente que hace teatro, y que cada día se pregunta cómo hacerlo. Una sala en la que no se cobra seguro, ni se exige traer a la abuela a la fuerza, pero en la que sí se busca llenar los corazones de quienes quieran mirar y ver, escuchar y oír, un fenómeno extra-ordinario.

Alguien- Potrero, arena, corazón de sandía, centro de torta… ¿Algo más que quieras decir sobre Machado?
Uno – Sí: aquí se miente.

[Alguien y uno se miran en silencio. Las luces se consumen lentamente. Apagón].

Machado_021